Los Ninis o niños boomerang y como ayudarlos a salir de ese estado.

Muchas familias mexicanas hoy en día tienen el placer de albergar en sus casas un ni-ni (ni estudia ni trabaja) simplemente es parte de nuestra cultura. Y digo placer, porque sólo unos padres consentidores como los que tenemos en México son capaces de aguantar una carga de esa magnitud. No es que otros países no los tengan; créanme existen en todos lados; en todas la nacionalidades y credos sin hacer distinciones. Un ni-ni viene en muchos colores y sabores, pero lo más odioso de ellos es la postura de algunos de estos, digamos los más inconscientes (no incluyo a todos), para otros,  es el resultado de la situación económica del país y son muy conscientes de ello, en pocas palabras aterrizan en el nido de nuevo porque literalmente no les queda de otra. Eso no les quita el título, ni hablar.

Pero cuando un nini se convierte en tal? un nini en nuestra sociedad es escencialmente un muchacho que no por necesidad sino por privilegio, por simple fojera, por status, o como alguien lo señalo “por casta”, no estudia ni trabaja.  Este tipo de muchachos(as) por lo general tienen padres consentidores con el dinero suficiente para mantenerlos y ambos se comportan como si el tiempo se hubiera detenido al cumplir los 16 años.  Sus mentes no maduraron. Ahora bien, también está el caso de los padres desesperados que no saben qué hacer para que sus hijos vuelen y dejen el nido. Sin embargo, les siguen dando todo lo que piden, no solamente techo y comida sino auto, celular, dinero para fiestas, ropa, libros, internet etc. Según estudios, un niño boomerang que busca y no encuentra trabajo o lo perdió  por cualquier otra adversidad, obligandolo a regresar a la casa de sus padres pues no puede con la carga económica  puede llegar a durar hasta 3 años en casa, desempleado y muchas veces endeudado por la beca crédito de la Universidad sólo por mencionar un ejemplo. Durante ese tiempo, los desesmpleados se la pasan ayudando en labores del hogar, sin paga. La tortura en este caso, puede llegar a ser hasta de 3 años. Lo cual es un bache que les funciona en su contra ya que para un recién graduado que no ha encontrado trabajo, puede llegar a tener consecuencias devastadoras pues sus conocimientos se van desvaneciendo y en el peor de los casos rezagando. Sus habilidades y conocimientos frescos van perdiendo actualidad hasta que se vuelven obsoletos. Ahora para los padres de familia tengo una pregunta: en verdad vale la pena hacerle este mal a su propio hijo? si los ponen en una situación cómoda y su hijo no es presionado a salir de su zona de confort, el tiempo pasará, pues éste no se detiene por nada ni por nadie. Si usted es uno de esos padres desesperados y preocupado por el futuro de sus hijos ninis o boomerang siga leyendo, pues esto le interesará:

1. Lo primero que tiene que hacer es tener “la plática” con el susodicho hijo o hija. Una especie de junta familiar. Si nunca ha salido del nido pues preguntar que piensa hacer de su vida? que espera de ella? se ha puesto a pensar que pasará con el o ella en el caso de una tragedia familiar? o simplemente el día que mueran, quien lo/la va a mantener? Es momento de hacer entender al nini que su plan no es del todo seguro y no es del todo infalible, que todo lo bueno tendrá irremediablemente, que acabar y el fin a esta situación es inminente. Si el retoño de sus amores retornó al nido porque tiene una deuda o le fue mal, entonces es momento de platicar y explicar los gastos que implican tenerlo de vuelta en el hogar. O bien, si está en deuda cómo piensa pagarla? es momento de comenzar un plan (para ambos casos, plan de vida o plan de recuperación)

2. Establecer metas razonables. Buscar un empleo y establecer cierta cantidad de dinero destinada para el necesitado y desquebrajado cochinito. Tambien si nunca ha salido del nido es hora de que aprenda a ser autosuficiente: cocinar su propia comida, lavar su ropa él/ella mismo/a, limpiar la casa o el cuarto.

3. Establecer límites en cuanto a comportamiento. Una cosa es ayudar a tu hijo otra muy diferente es que el hijo/a pródigo/a traiga a cenar a sus amigotes o hacer fiestas en la casa.

4. Es bueno llevar un récord por escrito de las metas y monitorearlas para saber si su hijo o hija está realmente cumpliendo con su parte del trato. El ser responsable es parte de su desarrollo como adulto y debe de aprender a actuar como tal. Es un valor que su hijo o hija se lo agradecerá más tarde, es realmente querer a sus hijos y ver por su futuro. Un buen ejemplo de esto es la película “Nosotros los Nobles” donde precisamente la trama principal es la de un padre consentidor que les enseña a los hijos a ser mejores adultos.

5. Una parte muy importante del proceso, para aquellos que buscan y no encuentran trabajo,  es el apoyo moral en el buen sentido de la palabra. Es decir darles ánimo para que sigan intentándolo. Nunca desistir. Roma no se construyó en un solo día. Por conclusión, el querer es poder y si usted padre o madre de familia esta consciente que no toda la vida estará ahí para cubrir los más minimos caprichos de su hijo entonces es hora de tomar cartas en el asunto. A veces un poco de amor duro puede salvar el futuro incierto de sus hijos.

He aqui una infografía de dinerojoven.com que nos muestra las estadísticas no tan recientes sobre los ninis (2012)

ninismexicanos